jueves, 31 de marzo de 2016

Coronada

Ocurre  en medio del camino
un giro imprevisto
una interrogante suspendida en la recta
como si la alerta encendiera latidos
estoy  a oscuras
pasado el abismo
la niebla brota de mis dedos nostálgicos
tal vez requiera de este silencio
en este páramo anclado

ocurre en medio de la noche
cuando la lengua resbala
y la boca despierta en su hambre
y el sabor se olvida
y la idea se evapora
y viene la ola arrasando todo poema

ocurre con la costilla
la otoñal primavera en su discurso
un embrujo que acribilla
y caigo en el dorado capricho
de una soledad coronada.

Lichazul
serie otoñal

10 comentarios:

  1. Aquí trayendo un poco de luz otoñal al poema. Enhebras cada palabra hasta hacerla manta de abrigo. Mucha suerte en este nuevo camino Ely. Besito

    ResponderEliminar
  2. gracias DEMI, besitos y buenas vibras, ojalá la suerte no apueste en contra jajaja

    ResponderEliminar
  3. :)

    Por fin!!!

    Gracias!!!

    El otoño en tu sentir es digno de ser leído.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. besitos TORO!!!
    gracias, la que nace chcicharra...

    espero quedarme un tiempo acá sin que me vuelvan a bombardear con pesadeces jajaja

    ResponderEliminar
  5. Nuevo blog. Bello poema , Elisa. Gracias por invitarme.
    Sí, a veces, la soledad es una necesidad buscada y exigida cuando la compañía no basta...
    "la niebla brota de mis dedos nostálgicos"...Este verso me ha encantado.Es muy sugerente.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. besitos Clara , gracias por venir, a veces la compañía no es la mejor y uno ha de girar en sus tacos jejeje

    ResponderEliminar


  7. Maravilla de maravillas, poeta amiga.

    te dejo besitos
    Siby

    ResponderEliminar


  8. Me olvidaba gracias por permitirme
    seguir apreciando tu poetica en tu buebo blog.

    abrazos
    Siby

    ResponderEliminar
  9. muchas gracias Siby
    otro abrazo para ti , buena jornada :D

    ResponderEliminar
  10. Cuánto simbolismo para designar un estado emocional. A veces estamos solos, en medio de personas que nos rodean; pero en tu poema la soledad es una lapa, que se pega a la piel. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Se Apuntan al blog ...