miércoles, 11 de enero de 2017

Cresta

Me creció una cresta en la cornisa del alma
tan irregular como las opiniones
los empujones que se dan por llegar a ella
hacen de los visitantes un ruido viral
espectral paso doy
y me escabullo
me voy de todo ese barullo que contamina
persevero en la soledad
horado mi propia catacumba
dejo el aliento entre las rocas
soy de la fosa mi propia linterna
y develo el sendero a mis oscuros luceros
no son los muros los que aprisionan
sino la lisonja y la maledicencia
...
mi maravilla completa el poema
con el eco silente .

Lichazul
oscureciendo 

16 comentarios:

Gizela dijo...

Uffffff!!!!!Me encanta!!!
En la cornisa de nuestra alma crecen crestas, se entierran dolores, se guardan amores y tanto más
Guardarse del barullo contaminante, es "mano de santo" para afinar los pasos hacia el verdadero camino
Besotessssssss

TORO SALVAJE dijo...

Yo también de todo.
Algún día quizá nos encontremos en ninguna parte.

Besos.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

jejej no importa los giros Toro , el pixel nos reúne

besos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

besotes de sol Gizz te mando , acá caemos asados en este verano sudamericano jejeje
acá decimos "mano de monja " :D

muak

María Socorro Luis dijo...

... y ehí está el poema que nos salva del mundo y susmiserias.

Bello y certero. Con besos, siempre

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

la poesía siempre nos salva jejejes como el super poder ante la realidad
besitos de sol Soco

Enca Gálvez dijo...

Mi querida Elisa, en este nuevo año que acaba de comenzar no puedo dejar de desearte todo lo bueno y mejor, ahora y siempre!! Un gran abrazo

Ilduara dijo...

Sólo en la soledad me encuentro, desprecio toda lisonja arbitraria y busco la verdad en unos ojos que no detienen la mirada en las superficies enceradas.

Me encantó tu poema.

María Bote dijo...

Estupendo poema para empezar el año, amiga. Enhorabuena. Un abrazo. María

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

felicidades para ti también Enca
abrazos de sol

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

gracias Ilduara :D

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

abrazo de sol María

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Que bien sumarias el poema, lo que amarra y ata, son las lisonjas y lo malo que hablan de nosotros.Qué tontos al pararle bolas a estos dos extremos del halago y el estigma. UN beso. carlos

Verónica Calvo dijo...

Cada cual a su cresta.
El final del poema es magnífico, Elisa.
Mejor libres con crestas que estampados en el muro de la lisonja.

Besos!!!

joaquín galán dijo...

Una retirada oportuna es siempre un avance.
Me llamó la atención ea especie de eslogan final: "Lichazul oscureciendo".Soy de los que opinan que hasta el poema más oscuro ilumina a quien lo lee con el alma (suponiendo que esas palabras finales se refieran a la temática de esta serie de poemas tuyos)

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

gracias Joaquín... oscureciendo es la serie , así como en todos mis blogs , cada uno se compone por series de poemas una especie de mini libros dentro de un gran libro :D