.

TRADUCTOR

viernes, 31 de marzo de 2017

Doméstica

Mi nuevo trabajo tiene puerto pequeño
estibo los arribos
con estos brazos y muñecas flacas
el tiempo pasa eliminando perezas
mi boca cereza
canta a los lobos marinos
que entrapados*  asoman entre las velas
las carabelas
desfilan en el horizonte con sus maderas toscas

mi nuevo trabajo es un vaivén de pie
un vals solitario
mi horario se pelea con los poemas y con el scrap
apenas logro madrugar y robarle un haz al cielo
y dejar una estela en esta playa sureña.

Elisa
doméstica

*entrapados ....entre trapos
trabajo en una tienda bazar y venta de telas

16 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Si tu nuevo trabajo fuera lo que sugiere el poema, lo veo muy interesante y atractivo...

Buen fin se semana

TORO SALVAJE dijo...

Tu boca cereza es el más hermoso poema.

Besos.

Rafa Hernández dijo...

Si ese trabajo es para bien, que te dure mucho, porque seguro que tiempo para la poesía siempre te queda.

Abrazos gorditos Elisa.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

es muy entretenido, no paro en todo el día
la lata es que uno no se puede sentar un rato
y es de lunes a sábado todo el día, solo tengo libre los domingos ( por eso me queda poco tiempo para escribir y hacer scrapbook)

besitos de sol

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

una cereza solitaria

besos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

no lo sé Rafa, mis manos y muñecas están resentidas
( tengo problemas con el túnel carpiano y la tendinitis)

abrazos gorditos

Ilduara dijo...

Sé lo que es pasarse días enteros de pie tras un mostrador, un trabajo muy cansado, aunque a mi me gustaba el trato con la gente.

Un beso.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

besitos de sol Ilduara, gracias, sí, uno hace de psicóloga de barrio jejeje , las historias que llegan son a veces pura poesía y otras dan para novelas

Alfonso Saborido dijo...

Ay, a mí me pasa lo mismo con el dichoso tiempo... pero bueno, es cuestión de adaptarse. ¡Fuerza!!!

María Bote dijo...

Desde ese Vals solitario, también emergen poemas que da gusto leer, amiga. Un abrazo grande.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

sí, Alfonso, el tiempo es un devorador compulsivo de vidas

abrazoooo

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

gracias María!!, abrazos de sol otoñal

Anónimo dijo...

Bueno. Pues me alegra que estés feliz.
Un abrazo.

Amapola Azzul.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

no estoy Amapola, soy una persona feliz independiente del tiempo y la contingencia jejeje

otro abrazo

Verónica Calvo dijo...

Los poemas cuando vienen arañan lo que sea, Elisa.
Y a ti te vienen.

Besos!!!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

He ahí, otro espacio para respirar. Para sentir que el aire no se nos agota.Te imagino dejando pasar tus dedos por los hilos tejidos. Como sentir que hila la vida, desde un lugar más fresco. UN abrazo. carlos