jueves, 30 de marzo de 2017

Notas

Aunque me diluya o arda
no lo notas
como no notas de un bandoneón
su alma triste

aunque tiemble y me derrumbe
no lo notas
como no notas de una caricia
su perfume

aunque siembre y me reparta
no lo notas
como no notas del poema
la metáfora.

Lichazul
oscureciendo

10 comentarios:

Marijose Pérez dijo...

Precioso!!

Ilduara dijo...

Es necesario saber que alguien nos siente al tiempo que sentimos, que su piel se metamorfosee al contacto de la nuestra, que nos ame hasta en el silencio de las tardes y que nos reconozcamos en sus ojos incluso en una mirada fugaz. El resto es un juego que no vale la pena.

Un beso.

Rosana Marti dijo...

Aunque parezca mentira, hay personas que no notan ni la más mínima. Abrazos de luz cargaditos de otoño!!

TORO SALVAJE dijo...

Será la distancia o será la resignación?
O las dos?

Besos.

Gizela dijo...

Ayyyyy de estos versos, casi todos tenemos historia
Corto y contundente Bello y existencial
Besotes POETA!

Rafa Hernández dijo...

Pues para no notar ciertas cosas hay que estar; ciego, mudo y sordo; o gilipollas perdido. O también muy cortito, como decimos por aquí, ya que hay gente con menos luces que las del alba. Muy bueno Elisa.

Abrazos gorditos.

Alfonso Saborido dijo...

Muchas veces, casi mejor que nadie note nada. Un abrazo, y feliz finde!

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

muchas gracias a todos
besitos de sol

María Socorro Luis dijo...

Será despiste? O mas bien falta de sensibilidad?...

Un poema encantador. Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué bien hecha metáfora la indiferencia¡ UN abrazo. Carlos