domingo, 9 de julio de 2017

Pinta*

Me tocaste
justo allí donde el ánimo y la carne se juntan
te quise
en el dolor y la perversión del beso
no voy a seguirte
así me claves el aguijón
aunque me convenzas de morir
soy del partir
cuando la noche cobija amantes

me tocaste
con la nota desarmada allí en mi silencio
te beberé
y arderé en el hielo de mis años
aunque la lluvia riegue los latidos
el refugio ya no existe
flotaré en este ulular de viento

me tocaste
allí , justo allí donde el cordón se rompe
donde la vida multiplica gritos y espasmos
cuando mi inocencia jugaba con margaritas.

Elisa
doméstica

Pinta*

11 comentarios:

  1. Yo también soy del partir... siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces partir es el único modo de quererse.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, el refugio ya no existe. Que mundo..que mundo.

    JK

    ResponderEliminar
  4. Sí, pero con ciertas reservas...

    Muy bueno, Ely, muy sabio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Siempre debe existir algún refugio, por fuerte que soplen los vientos. Si pensamos que no lo hay, ya de antemano estamos derrotados.

    Abrazos gorditos Elisa.

    ResponderEliminar
  6. Uffffffffffff qué bonito!
    Me sembró latidos, en mi nido de viento, donde me escondo cuando la vida me aúlla demasiado
    Besotessssssssss POETA

    ResponderEliminar
  7. A contrapelo. Contra la cultura del amor. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  8. El refugio de si mismo debería ser siempre el acertado para aprender a despejarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Flotando en el ulular del viento te hace inaccesible.
    Es un buen refugio.
    Partir, siempre partir, parece un destino.

    Besos, Elisa.

    ResponderEliminar
  10. Llegar a tocar el alma es como enamorar, y así se lee tu poema. Felicitaciones.
    Salud.

    ResponderEliminar
  11. Cuando llega,,llega,,,,,,un saludo desde murcia.....

    ResponderEliminar

Se Apuntan al blog ...