.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

lunes, 14 de mayo de 2018

Hiel

Se despertó el ocre de mis labios
no escatima invadir  este azul único
a veces creo que voy moribunda
contando las espadas y los arpegios
dolor intrínseco este del ser humano
nada lo sofoca

no me importa derramar huesos
en el polvo todos caben incluyendo mi pasado
no hay donde huir
lo saben los espejos y aún ellos intentan enloquecer
olvidar lo que ayer fulguró
no basta
las pisadas siguen frescas aquí en mis ojos
cuanto arrojo desperdiciado
cuanta vida maldita
la pesadilla respira en nosotros

carros y carros con sus ruedas herrumbradas
pan y circo  en el telediario
nada hay diferente
lo sé desde siempre
el viento meció mi nombre en la noche de los tiempos.

Lichazul
susurros del campo



13 comentarios:

Siby Ibarra dijo...



Elisa querida, se luce, tu blog
con tan grandes poemas, como este
que disfrute.

besitos dulces
Siby

TORO SALVAJE dijo...

Nacimos viejos, Elisa.
Seguramente hemos vivido más vidas y cada vez que renacemos los poemas son más trágicos.

Besos viajera del tiempo.

Mavi dijo...

Queda el corazón y su experiencia vivida. un abrazo gordito mi niña.
Mavi

Pitt Tristán dijo...

Un saludo, Lichazul.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

"carros y carros con sus ruedas herrumbradas
pan y circo en el telediario
nada hay diferente
lo sé desde siempre
el viento meció mi nombre en la noche de los tiempos." Estos versos nos dejan ver, en el sumario, que la esperanza parece haber perdido la lucha. El panorama es duramente gris...Un abrazo. carlos


Alicia dijo...

La vida esta demasiado dura... Besos

Julio dijo...

¡Por fin lo consigo! Ya he podido acceder a los mensajes. Me felicito por ello y te felicito, Elisa, por tu poema. Salud.

MaRía dijo...

De carros y carretas están las cunetas llenas
...

Abres los ojos del alma


Abrazos

Mª Socorro Luis dijo...


Gran poema, Ely. Así, la vida y su misterio.

Gran abrazo

Rafa Hernández dijo...

Gran poema que refleja la dureza de la vida; pero mientras anda el carro hace ruido, y eso es lo más importante.

Posdata; he visto el enlace Elisa, y todo en esta vida es un puro tejemaneje y negocio, gracias.

Abrazos gorditos.

Verónica Calvo dijo...

Y así es desde esa noche de los tiempos, Elisa.

Besos.

elchicodelmetro dijo...

Nunca nada es igual, todo es cambio continuo. No te estanques.
Un saludo, Elisa.

Elisa Alcántar dijo...

muchas gracias a todos
abrazos


pd.. Chiquita del metro
esto es Poesía, no un diario de vida ;)
saludos

Seguidores

Google+ Followers