martes, 5 de marzo de 2024

jardín



Poco a poco doblegamos
cedemos y hasta negociamos
cuanta embestida por tierra
cuanto trazo dibujado
intentar una y otra vez
parece una irrazonable luz
cuanta cruz por el camino
cuanta soledad 
voces y miradas repiten 
jardín de ecos 
mismos gozos donde la sangre perpetua su huella

a veces el punto no cierra
a veces el tiempo se hunde 
no hay uno , ni mil
el sol juega con su calor 
la luna solo imagina 
estoy en la vigilia del amante desterrado

poco a poco doblegamos 
la mano suelta la empuñadura
suelta la cerradura
y nos dejamos acunar 
quizás sea una lágrima la clave
agua donde bebe todo comienzo.

Lichazul
Páramos

19 comentarios:

  1. Un comienzo como el de cualquier vida, con lágrimas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El agua de la vida en la poesía. Felicidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Intento no doblegarme pero es tan difícil mantenerse en contra de tantos vientos y mareas...

    Buen poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Puede ser. La humedad corporal es señal de se cede. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Profundo poema A veces necesitamos un poco de paz y descanso. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Wow
    Un bonito poema, Lichazul
    Sí... quizá la clave sea la lágrima.

    Un gusto estar en tu blog. Que tengas muy buen día 🏙

    ResponderEliminar
  7. Ese cierre "quizás sea una lágrima la clave / agua donde bebe todo comienzo", me recordó ciertos destellos del poeta chileno Miguel Arteche. El agua en todas sus formas, lluviosa, llorada, etc, me da la impresión de que estaba muy presente en su obra.

    Para muestra un botón:

    https://ciudadseva.com/texto/el-agua/

    Va un abrazo, Lichazul.

    P.D: Por más que lo pienso, no se me ocurre cómo contarte que tengo un blog nuevo. Bueno, creo que ya lo hice. Y la razón es de lo más surreal.

    ResponderEliminar