.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

martes, 28 de febrero de 2017

Manada

Patas de elefante asoman por el horizonte
pareciesen volar
flamean con la rebeldía
sé que no se quedarán
pasarán como la libertad y la inocencia
su fuego pierde identidad
la distancia asimila rutinas
mil lunas y estrellas mutiladas
no es fácil girar el timón ni la mirada
se pierde
todos perdemos
somos el algoritmo circular
ulular de mantras aleccionados
lo correcto
lo perfecto
lo normal
y somos animal herido
elefantes sumergidos en el sistema

patas de flameantes ayer volaban
danzaban con margaritas y guitarras
hoy solo son balas reclutadas
espíritus grises en el armazón y engranaje
paisajes tristes
pasajes sin regreso
que solo los viejos pueden  recordar.

Lichazul
oscureciendo

23 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Los viejos lo han visto todo.
Y nadie les hace caso.

Besos.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

es verdad!

besos

Rosana Marti dijo...

La vejez hace sabios, en tu escrito queda palpable el camino que nos queda hasta lograr llegar a serlos. Todo contando que lleguemos. Besos de luz!

Rafa Hernández dijo...

Elefantes poderosos y políticos corruptos siempre asoman por cualquier lado, asolando con su tremenda infamia, todo lo que pillan, y estos son los que deberían meter en un pozo bien hondo. No cabe duda de que los viejos, son sabios por todo lo vivido, pero no siempre los viejos tienen razón; vamos eso es lo que creo yo. Con razón o sin razón, lo principal es llegar; pero como decía mi padre; "que puta es la vejez".

Abrazos gorditos Elisa.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

a veces sucede eso de la sabiduría, otras es pura pena
besos de luz

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

elefantes somos todos Rafa, lamentablemente la memoria es selectiva

abrazos gorditos

Ilduara dijo...

Sólo al final de nuestras vidas descubrimos lo que es importante, tratamos de transmitirlo a la generación siguiente que hace caso omiso y repite el error, recordamos ante la muerte nuestras equivocaciones.

Ilduara dijo...

Un beso.

Xan Do Río dijo...

Eso es lo triste, que pasarán, aunque espero que no para todos, siempre hay alguien que tiene que quedarse a hacer guardia, de la rebelde esperanza. Un abrazo.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

siempre tropezamos con la misma piedra
es el sino humano

gracias , abrazos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

otro para ti :)

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

aún los guardianes tiene memoria selectiva
es el enjambre Xan , el enjambre de lo subjetivo

abrazos

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Siempre hay que levantarse y volver a caminar con paso firme.


Sentimos que no se te traduzca bien en nuestro blog. A nosotros si nos lo traduce. En la selección hacemos clik encima de... Castellà y sale casi a la perfección.
Quizá proximamente pongamos algo en español, que es lo miosmo que castellà.
Gracias.
Un Abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Estoy de acuerdo con este poema, Elisa.
Así lo siento.

Un abrazo grande.

María Socorro Luis dijo...

Precioso Ely.

Lo veo como una acertada metáfora de tantas vidas de almas soñadoras...

Besosmil

Gizela dijo...

Total metáfora humana. Nos parecemos mucho. Solo que no siempre logramos ser tan nobles y dignos. Además que nuestra memoria, es tan convenientemente selectiva
He leído que los elefantes enfermos y desnutridos, buscan instintivamente una fuente de agua, con la esperanza de que el líquido les permita mejorar sus condiciones y se ha descubierto que ante la muerte de sus congéneres, los acompañan mientras mueren y velan sus cadáveres.

Besotes POETA
Feliz finde

joaquín galán dijo...

Ese último verso resume a la perfección lo terrible del asunto."Sólo os viejos pueden recordar" puesto que siempre ha sido así el mundo,sin esperanza de cambio a pesar de los niños,de los poetas y de todas las buenas intenciones.Los que manejan los hilos no son más,pero están mejor preparados para conducir el rebaño de robots en que nos han convertido,manadas de consumistas teledirigidos sin apenas capacidad de reacción,eso somos y cada día más.

Abrazos Elisa.

18 susurros del viento dijo...

Habrá que sentarse a conversar con algún que otro viejo, ellos sabrán siempre más y mejor.
La parte final de tu composición es perfecta, verdaderamente me ha encantado, me retuvo releyendo sus palabras una y otra y otra vez.

Un placer descubrirte! Me quedo por aquí, con tu permiso

Alfonso Saborido dijo...

Vengo a mirar que no recibía ninguna actualización :)

Taty Cascada dijo...

Viejos elefantes veo todos los días. Sería bueno llegar con la sabiduría de aquellos y no con el cansancio de los que no saben envejecer.
Abrazos poeta.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

muchas gracias a ustedes ´por no olvidar este rincón palabrero
abrazos gorditos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El poema refleja el desengaño frente a tantos sueños de la vida. Espejismos, como las patas de los elefantes en el horizonte. Así se va la vida, y el sueño queda como una muñeca a la cual le rompen las articulaciones, al final la vida le enrostra, que en lo que uno creía, la vida misma le ha quebrado el espinazo. Un abrazo. Carlos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

otro abrazo Carlos
muchas gracias