.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
nota: Por si desean instalarlo ...yo uso el uBlock Origin en mi barra del navegador, así evito todos esos sitios de publicidad o enlaces parásitos que usan los robots de la web

martes, 27 de febrero de 2018

Musarañas

Musarañas hay por donde respiro
no está bien pero no importa
es mejor que rugir en el vértigo
de un tirón sobrevivo
el microamor habla de ojos y de guerra
la pecera bulle con escorpiones galácticos

mi canción no rima
es una fracción de sonido metálico
atracción de neuronas
mientras  la tarde bambolea ebria
el rigor la satura
con una premura de lavandas

allá están las cebras jugando a esconderse
su mapa les dibuja peces de colores
velados
obturados
el microfilm no alcanza
pero ellas no lo saben
no lo intuyen ni se preocupan
quizá mi atención se quedo en las siglas paralelas

mil maromas salpican el blanco abandono
ya me voy a otra colección de orgasmos  arbóreos.

Lichazul
entre la hierba

con este poema se cierra el cuadernillo "Entre la Hierba"

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Los árboles, pacientes... siempre nos esperan.

Besos.

Elisa Alcántar dijo...

besos Toro

Alfonso Saborido dijo...

Me llama la atención eso del microamor. Qué habrá sido del amor con mayúsculas. Abrazos Elisa desde el Día de mi tierra, el Día de Andalucía!

Elisa Alcántar dijo...

Cada dia se hace mas.micro el amor es una pena
Abrazos y felicidades Alfonso

Rafa Hernández dijo...

Jajaja me ha gustado eso de "orgasmos arbóreos" muy bueno. Pues mira yo cuando más relajado y feliz me encuentro es mirando las musarañas, porque me centro, en ello y se me olvida lo demás.Y de esa guisa te acaba hasta entrando sueño.

Abrazo gorditos Elisa.

Elisa Alcántar dijo...

y pensar que es nuestro ancestro más remoto en el tiempo ...por eso será que nos caen tan bien jejeje

abrazos Rafa

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La vida es tan dual...la felicidad veces parece una palabra sacada de un diccionario que no es el de nuestras palabras.Hay un eco de extrañas palabras
mientras la ciudad duerme.
Quizás alguien muere en un oscuro callejón,
después de un beso que sabe a mandrágora.
Es la ciudad incierta,
la de changones escupiendo fuego,
marcando como un perro feroz,
un territorio de núbiles rameras,
de desechos humanos
olvidando la desgracia de vivir
en el vicio de la pipa letal.
Miento¡
la ciudad nunca duerme,
tragedia y dolor son enemigos del sueño.
Mañana me levanto,
y la radio me amargará el desayuno con su titular:
"cadáveres de masacre en el Yuma",
luego,
cantará Celia Cruz ,
como si nada pasara,
"Todo aquel que piense que la vida es desigual,
tiene que saber que no es así,
que la vida es una hermosura, hay que vivirla"

or eso la buscamos en otras instancias, como en el cde tu poema

Elisa Alcántar dijo...

gracias Carlos por tus huellas
ya te dejé comentario de tu poema en tu blog

Verónica Calvo dijo...

Elisa, tantos "micros" llenan la vida...
Casi me voy con esas cebras. Me parecen interesantes.

Besos, buen finde.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Elisa, pido excusas: involuntariamente se fue le poema en el comentario de tus versos.

Seguidores

Google+ Followers