viernes, 29 de abril de 2016

Campo

Pocos llegan donde la orilla me deja
fui brisa y tormenta
cuando la ciudad brillaba
cuando la ciudad dormía
sabe compañero
las migajas ruedan desconfiadas por las esquinas
me fui sabe el dios por donde ...
construí un cubil azul
con las barriadas y barricadas de los grillos
y hasta con los dinosaurios
pensé en la portada del diario
y hasta con los que van en el aire
pero mi experiencia cojea
escurre de costado
del lado menos hermoso del arcoiris
el vértigo
no pasó , no fue , ni acabó
ocurre en cada respiro
un paisaje en el pasaje de mi mano
y vendrá a quedarse compañero?
un poco
 en este campo.

Lichazul
serie otoñal




13 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Todos cojeamos con el paso del tiempo.
Cada vez más.
Y no suele venir nadie.
Al contrario.
Se van.

Besos.

Elisa Alcántar C dijo...

besos rengueados Toro

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Siento una nostalgia, de viejas luchas, que en la cripticidad del poema, se revelan en las barricadas, en alcanzar la orilla, en si vendrá el compañero, término de remplazo al viejo camarada. Asumo nostalgia. UN beso. Carlos

Elisa Alcántar C dijo...

en el camino se nos van quedando las palabras Carlos
camarada, compañero, conocido
todos iremos orillando

besos

América dijo...

Mira linda por donde te encuentro...No es llegar a la orilla es como llegamos,arrastramos a veces tanto cansancio!,me gusta como desgarras las emociones,ese sentir que no se sabe cómo explicar.
Yo te dejo besos rengueados también,a ti que vas sembrando y cosechando palabras por el camino.No se te queda nada poeta.

Clara Garza dijo...

Fuiste brisa y tormenta...fuiste algo bello y lo disfrutaste, sola o con alguien, pocos mejor que muchos...La calidad no es de mayorías.
Me gustó el verso "un paisaje en el pasaje de mi mano",...aún te quedan paisajes.
Besos

Enca Gálvez dijo...

como siempre, bellísimo Elisa. Un gran abrazo y buen fin de semana!!

Maria Rosa dijo...


Tal vez tus sueños no fueron lo logrado, pero en poesía nadie te iguala Elisa.

mariarosa

Joaquín Galán dijo...

De experiencias cojas se alimentan los sueños y la poesía.Bienvenida pues esa cojera.Sin ella,el pasado nunca nos alcanzaría...y lo necesitamos para construir más seguro el presente.

Abrazos Elisa.

Magdeli Valdés dijo...

Que lindo Elisa

ruedan los momentos vividos y anhelados
lo mejor es lo que queda encendido en uno mismo
y nadie lo apaga...

tengas buena semana
un abrazo!

Taty Cascada dijo...

De caídas, levantadas, de tropiezos y de luxaciones aprendemos y continuamos la marcha. Lo importante es la experiencia ganada en el viaje llamado vida poeta.
Me está gustando la serie otoñal. Tiene un sabor especial.
Abrazos Elisa poeta.

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias por devolver la visita
abrazos

Gizela dijo...

Todos cojeamos...todos escurrimos y conocemos ese lado del arcoiris...

Muy bello POETA!!!

Besosssssss y lindo finde