lunes, 18 de abril de 2016

En el pantalón

Uno que vivía tranquilo
uno que caminaba en  plano
uno que olía el prado
uno que esperaba el rocío
no imaginaba el temblor
no imaginaba la nube
no imaginaba laberintos
uno que vestía domingos
se da de frente con la intensidad
con esa naturalidad salvaje
que palpita en el pantalón

Lichazul
serie otoñal

12 comentarios:

  1. Ante las fuerzas de la naturaleza nada qué hacer. Ellas nos dan lección de humildad.Espero que las desgracias no sean muchas...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. La vida a pesar de su tranquilidad, no tarda en revelarnos, que hay otros sentimientos más duros, revelación que conmociona.UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. uno , no imagina....y a mí me encanta..un saludo desde Murcia.

    ResponderEliminar
  4. Elisa, un blog nuevo. Eres asombrosa de creativa.
    Nunca imaginamos lo que nos podrá suceder. Los acontecimientos son intempestivos y naturales porque así es la vida.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y se le va la tranquilidad para siempre...gracias a dios.:)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Esa naturalidad salvaje evidencia que no se puede controlar todo.

    ResponderEliminar
  7. Con que hermosa naturalidad encontramos lo salvaje dentro de lo mundano. Mis besos sra poeta

    ResponderEliminar
  8. Uno que se da de frente con la intensidad
    Yo...y tengo chichones en la frente de tanto golpe

    Besosssssss

    ResponderEliminar
  9. muchas gracias
    la semiausencia renueva, que no desaparecer

    ResponderEliminar
  10. vivir la vida..sentirla
    soportarla ...requiere tanta valentía...

    de eso somos y mas!

    ResponderEliminar

Se Apuntan al blog ...