.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

viernes, 27 de abril de 2018

Abril

Dónde vas abril con tus mieles solitarias
acaso mi falda dejó de entallarte?
mira mi día de humo y silencio
un agujero de tiempo suspendido

cesan los discursos y metáforas
me guardo los fuegos
anochece en mi cabaña
aturdidos quedan los espejos

estuve de viaje en mi respiro
sigilo inconsciente sobre la almohada
rocé el perfume del viento
cuando la luna despedía mi verso

dónde te asilas abril sureño
mi piel rescata tus lágrimas
ten cuidado del ángel solitario
ten presente  su estocada

ruge la bestia en el páramo
herido de olvido y desengaño
recorrí su laberinto
un abril de milagros oxidados.

Lichazul
del corazón y otras locuras


10 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Los meses también pierden el brillo de otros tiempos. Y se dan esos abriles hechos una pátina de óxido. Un abrazo. Carlos

Siby Ibarra dijo...

Hasta los meses dan sus cambios
mi amiga, pero tus letras siempre bellas.

besitos dulces
Siby

Sandra Figueroa dijo...

Todo cambia....hasta los meses ya no son iguales.....bellas tus letras.....saludos.

TORO SALVAJE dijo...

... día de humo y silencio... un solo verso y ya me haces volar.

Gracias.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

Ay de esas faldas...
Tu abril sureño es más abril que el que vivimos por estos lares.

Besos, Elisa.

Rafa Hernández dijo...

Y en abril aguas mil; a mí la verdad es que cualquier estación del año me es indiferente, porque lo que cuenta es según te vayan las cosas. Puede ser una primavera maravillosa, pero si para uno es un desastre, lo que deseas es que pase rápido.

Abrazos gorditos Elisa.

Mª Socorro Luis dijo...


Siempre dudoso e irreverente abril, voluble e imprevisible, a pesar del estallido de la vida de pájaros y flores...

Besos, linda

Alfonso Saborido dijo...

Abril parece haberse loco en el norte y en el sur, y aquí arriba, quiere quitarle el título de locura a Febrero. O sea quizás ese cambio climático, el que se nos ha metido dentro. Buen domingo y buena semana Elisa!

Elisa Alcántar dijo...

abrazos a todos
muchas gracias por sus huellas

joaquín galán dijo...

Siempre habrá un tiempo que nos lleve en volandas de nuevo hasta su guarida de vino y rosas,llámese abril (en tu caso) o noviembre (en el mío.Una vez escribí,sobre mi abril primaveral, algo así como:
"...esta desgana de abril/no es sino el precio pagado/al dios de la juventud:/abriles no festejados/se tornaron en quietud" Pues eso...

Seguidores

Google+ Followers