lunes, 9 de mayo de 2016

Viajero

No me defiendo ni me escondo
paso del óxido al olvido
como un ovillo enmarañado
todo lo voy arrastrando
todo lo voy desperdigando
mi bosque y sus senderos pintan espejismos
un acto desesperado de otoño...
              crujen las pataguas y los maitenes.

Usted se avecinda por estos lares?
-me pregunta el carpintero-,
qué más quisiera hacerme voz de sus riachuelos
pero soy hoja que de a poco muere
en este otoño de laurel viajero.

Lichazul
serie otoñal




14 comentarios:

Clara Garza dijo...

Ni hablar de morirse, que aún eres muy joven.
El otoño es precioso, aquí la primavera no se nota, mucho frío y lluvia.
besos

TORO SALVAJE dijo...

El otoño te sienta de lujo.
Formáis una magnífica pareja.

Besos.

Gizela dijo...

PRECIOSO!!!!!
Me encanta!
Besotessssss POETA

Ilduara dijo...

La eternidad sería espantosa. Hay, por lo menos, una vez en la vida en la que todos ansiamos la muerte.

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias por venir siempre a mis poemas
y dejarme sus huellas

abrazos

María Socorro Luis dijo...


Otoño. La estación propicia para bellos poemas. Como este.

Cariños otoñales

AtHeNeA dijo...

El otoño es mi estación favorita,los tonos ocre abrazan mi pensamientos y mecen cada recuerdo.

Un abrazo de luz ✴

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias por sus expresiones
buena jornada

Amapola Azzul dijo...

Espléndido poema Elisa. Un abrazo y buena semana.

Bs.

Amapola Azzul dijo...

Perdona mi tardanza.
Sólamente desde algunos dispositivos tendo acceso a G+.

Un placer haberte podido volver a leer.

Elisa Alcántar C dijo...

gracias Amampola
buena jornada

joaquín galán dijo...

Hoja al fin y al cabo, parte de ese bosque caducifolio que es la vida.
Me encantó este poema con reminiscencias celtas.

América dijo...

Usted mi querida va regando poemas como pocos y como muchos quisieran,esto "del óxido al olvido" es casi literal en muchas cosas de nuestras vidas,la serie otoñal y no soy especialista en estos temas, refleja una madurez en tu estilo de abordar emociones totalmente exquisita.
Saluditos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Nos atrevemos entre la maraña, a desenredar o enredar, a querer ayudar a que las atmósferas estén límpidas, queremos ser retoños, brotes, pero qué compleja es la vida, y caemos. Un beso. Carlos