martes, 31 de mayo de 2016

El Dorado

Ella va perdida
sus cartas están echadas
su oportunidad frustrada
aquel que le roba los días y le alteró la noche
aquel que compone sueños y versos en el  claro de luna
aquel cuyo símbolo obnubila y seduce
aquel cuyo nombre es música entre sus labios
aquel que es diferente a todo lo que conoció
es un dolor que en su pecho sangra
es un secreto que en su almohada ocurre
una piedra en su calzado de princesa
una estela dorada en su fuente de vida
un precioso destino inalcanzable
pues ella sabe que él ama a otro hombre.

Lichazul
colores

13 comentarios:

AMBAR dijo...

Precioso poema Elisa, muy precioso y prundo amor y a la vez triste.
Pero es cierto "Ella" pierde ese precioso destino inalcanzable.
Un abrazo.
Ambar

Elisa Alcántar C dijo...

gracias Ambar
abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Entonces nada que hacer.
Que escriba poemas y que el olvido la ayude.

Besos.

Ilduara dijo...

Desear que él sea feliz.

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias a ustedes por volver a este rincón :D
buena jornada

Gizela dijo...

Nada que hacer! A pasar página y curarse las heridas

Genial poema!!!

Besotesssssss POETA

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias Gizz
este texto ocurre gracias a Toro
él escribió un poema super lindo con un final de impacto
y no pude resistirme a hacerle un contrapunto con un giro también al final

besotes :D

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

No todos los caminos nos llevan a Roma, en este caso al amor.Un beso. Carlos

Clara Garza dijo...

Suelen ser hombres muy amables y dulces, y eso gusta a una mujer mucho...
Besos

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias por sus huellas
abrazos

Magdeli Valdés dijo...

La suerte esta echada...

pues es algo que en el hoy viven muchas...

quizás lo peor es cuando se enteran ya con hijos ...y las responsabilidades desaparecen...

una realidad que nos golpea de frente a diario.

Alfredo Ramírez Vega dijo...

Y es que sobre gustos no hay nada escrito.

Saludos.

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias Magdalena y Alfredo
tengan una jornada genial