miércoles, 18 de mayo de 2016

Viscosa rendición

No me interesa eso del nuevo orden
ni tampoco eso de la progresión almática
apenas alcanza la cuchara para tantas bocas
que la palabra se hace ingrata
a veces intento soñar con el mundo rosa
pero luego se me pasa
la polución abruma , el óxido cala
y las margaritas huelen a estiércol
y los domingos no nos resucitan
el sol hiere las pupilas sin piedad
voy de aquí para allá contando respiros
como si los edificios fueran el coro celestial
tanto tajamar en guardia para que el agua no se rebele
iluso caminante
iluso cantante de poemas jubilados
las manos no aprietan como antes
apenas un insípido roce protocolar
veo el tedio sembrado en los campos
veo mi propio labio repitiendo muecas de cartón
condición moderna
viscosa rendición.

Lichazul
serie otoñal



9 comentarios:

  1. Tedio y cartón.
    Eso es.
    Los espejos nos ocultan la verdad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya no queda esperanza...hasta las margaritas huelen a estiércol...

    ¿Y si no nos rendimos?, estoy harta de la hipocresía...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. El tedio nos paraliza, además ya no hay hacia dónde caminar.

    ResponderEliminar
  4. Cuantas caras de carton y la mayoria con la misma mimica hay en la calle. Verdad que hay manos que ni aprietan... Te dejo un abrazo enorme poeta amiga. Me encanto

    ResponderEliminar