.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

jueves, 11 de enero de 2018

Brindis cafetero

A veces creen que soy masoco
por lo de guardar fotos
 cartas viejas
y algún ticket de idas y regresos
pero lo cierto es que soy algo diógenes en mis cajones
y tiendo a asignarle emociones a las cosas que fueron
cuentan historias , sabes...
como la de los tallarines desabridos
esos que preparaste
cuando éramos jóvenes
las gárgolas de la calle Viña del Mar
fueron entonces un  hallazgo
por aquel caminar sector Plaza Italia
dije que no iba a escribir sobre esto
o sobre el brindis cafetero de ese día
pero ya vez... soy una eterna romántica
recordando farolas y palabras.

Me quedo con ese recuerdo casi inocente
éramos jóvenes , teníamos todo el futuro por conquistar.

Lichazul
entre la hierba





13 comentarios:

tecla dijo...

Qué bien me has retratado, Lichazul.
Yo también soy Diógena y según como, me encuentro muy bien con mis recuerdos.
Te dejo mi abrazo.

Elisa Alcántar dijo...

otro abrazo para ti Tecla :)

Amapola Azzul dijo...

Sin recuerdos tal vez no seríamos nada.

Guardar emociones no está mal.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Ese tiempo que todavía brilla en nuestra memoria...

Besos.

Elisa Alcántar dijo...

abrazos Amapola
así es , sin memorias nunca habríamos existido

Elisa Alcántar dijo...

besos Toro
que no se extinga esa luz

Rafa Hernández dijo...

Hay personas que lo único que les empuja a seguir viviendo son los recuerdos.

Besos Elisa.

Elisa Alcántar dijo...

besitos Rafa :)
sip, así es , sobre todo personas solas en sus espacios y casas

Mª Socorro Luis dijo...

Las cartas, las fotos... los objetos que guardamos, también tienen alma?...

Feliz domingo, Ely

Elisa Alcántar dijo...

uno decide qué o quien Soco
feliz fomingo :)

Verónica Calvo dijo...

Me sacaste una sonrisa porque yo apenas conservo, pero todo loo que sea grato, bienvenido sea.

Besos, Elisa.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Yo también guardo en los libros, ajadas servilletas de restaurante con poemas, que el pudor nunca me dejó entregar. Un abrazo. Carlos

Elisa Alcántar dijo...

todos guardamos tesoros Carlos, todos ;)
abrazo