.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional... LICHAZUL- Elisa Alcántar Cereceda .
============

jueves, 11 de enero de 2018

Carrera

Es mentira eso de las palabras
les veo hormiguear a sus anchas
algunas trituran toda vida a su paso
otras colorean en falso  los abismos y montañas
pocas son las que se mantienen  pegaditas a su infancia

ya sé que las raíces se extienden por todo lugar
y que las horas solo tejen historias
a veces quisiera ser un pellizco de arena rubia
pero mi destino es ser la morena en el baile de los luceros

es mentira eso de las palabras
a nadie le importa el deseo primitivo
solo el éxito equidistante
y no lo circundante de la carrera.

Lichazul
entre la hierba




11 comentarios:

  1. Todos pretendemos el éxito,sea como fuere,incluso si las palabras empujan a ello.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras no sólo declaran el mundo y la vida, mienten sobre los sentimientos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Pascual, hay quienes buscan ellos
    y habemos otros que lo retorcemos jajaja

    ResponderEliminar
  4. Abrazos Carlos, y muchas gracias por cada una de tus huellas
    es tarea humana el nombrar
    es lo que se nos encomendó cuando nos crearon

    ResponderEliminar
  5. Ay de los que buscan el éxito.... carne de diván de psiquiatra, y eso con suerte, si llegan a tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo hace tiempo hice una frase mía de estas de aficionado, y dije: Dicen que una imagen vale más que mis palabras, y yo añadí: "Y hay gente que con la palabra, ni te imaginas lo que pueden hacerte ver".

    Abrazos gorditos Elisa.

    ResponderEliminar
  7. besos Toro
    es cierto ,
    en esta sociedad exitista y competitiva nos aleccionan desde crías a ello

    ResponderEliminar
  8. Vaya vaya con las palabras distantes.
    besossss
    Mavi

    ResponderEliminar
  9. Y quien diga que no, miente.
    Programados para conseguir éxito. Así el fracaso campa a sus anchas.

    Besos, Elisa.

    ResponderEliminar

.

.