.

TRADUCTOR
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

viernes, 26 de enero de 2018

Desde siempre

Necesito identificar la trampa
saber dónde se halla
dónde reposa

he buscado toda la noche
he caminado todas las pesadillas
he hurgado todos los escondrijos del alma
he visto a todos los silencios crepitar
pero mientras más busco
 pareciese que un halo juega conmigo

retrocedo en mis palabras en mis miedos
el frío se cuela por mis labios
mi espíritu toma un ángulo irreconocible
como si ya no estuviese aquí

busco la trampa o al menos eso recuerdo
los cuerpos apenas sostienen su soledad
y mi frágil caricia no les alcanza
se pierde para no volver
ni revolver esto que siento y qué me acompaña desde siempre.

Lichazul
entre la hierba



10 comentarios:

Kristalle dijo...

muy bonito el poema
saludos^^

Elisa Alcántar dijo...

saludos

Carmen Troncoso dijo...

Querida Elisa, algo desgarrador en tu poema, me llama la atencion, sufrir la vida o gozarla todo en una sola dirección, un abrazo cariñoso!

Rafa Hernández dijo...

Otro gran regalo para el fin de semana. La felicidad y la tristeza van ligadas a la vida, y de ahí, nadie se libra.

Abrazos gorditos Elisa.

Elisa Alcántar dijo...

muchas gracias Carmen y rafa por sus comentarios
tengan un fin de semana genial :)

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bastante críptico, y eso ensalma. La trampa es la vida misma. Un abrazo. Carlos

TORO SALVAJE dijo...

Elisa, me temo que no hay trampa.
Que las vidas evolucionan siempre a peor.
Yo ya no busco, ni trampas, ni sentido a las cosas.
Escribo mi desazón y me olvido de mí mismo.

Besos.

Verónica Calvo dijo...

La trampa es astuta y jamás se dejará ver, y si lo hace, hay que desconfiar.
Por lo demás somos cenizas a las cenizas. No alcanzan caricias ni reproches.

Besos, buen finde.

Elisa Alcántar dijo...

Toro , Verónica
mil gracias por sus comentarios
besitos de sol

Elisa Alcántar dijo...

Carlos , mil gracias por todas tus huellas
abrazos