jueves, 14 de julio de 2016

Cuento

Había un vez un lugar de palabreros disfuncionales
intentando construir un paraíso cronópico
pero resulta que ya otro lo había escrito
entonces decidieron buscarse el laberinto
pero  ya otros lo habían andado
y no por eso desistieron
así que se fueron
por el camino como los tres hermanos
como aquellos tan conocidos  de don Silvio
y a cada tropezón dado
un chichón les asomaba por el labio
y así se les pasó el tiempo
a estos peregrinos ya mayores
se les ocurrió realizar  talleres
para las nóveles huestes que vienen brotando
pero uno  se autoproclamó  maestro
y los otros dos lo rechazaron
pues ellos sabían que era solo un bastardo
idearon una estratagema ridícula
para cuando aquel dijera su poema
con una onomatopeya furtiva
le darían por la cabeza
así sus borregos seguidores
darían cuenta de la farsa
cuando el maestro abrió su boca
nadie entendió lo que dijera
pues su lengua era tan corta como sus cuentas
entonces los dos palabreros coludidos
adelantaron sus pasos
y ofrecieron a los escuchas sermones y cantos alterados
con la garantía de que nadie nunca los había creado
...
muchos escuchas quedaron prendidos
y siguiendo aquellos pasos
pues piensan que lo suyo
nunca antes ha sido  creado.

Lichazul
lo que oculta el cristal






10 comentarios:

  1. "con una onomatopeya furtiva
    le darían por la cabeza" jajajaja!!!!
    Eres genial!!
    Muy bueno tu cuento!
    Todo ha sido ya escrito, andado, cantado, dicho
    Lo único original, es el propio latido de corazón, que nunca podrá ser copiado
    Besotessssss POETA

    Besotesssssss

    Besosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. besos Gizz
      hay que reirse entre tanto dolor y comezón políticosocial de este mundo mundial

      Eliminar
  2. Claro.
    Somos repeticiones de generaciones anteriores.
    Y repeticiones de sentimientos.
    Amora, odio, tristeza, alegría... y sobre todo desamparo en los corazones sensibles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La humildad en todas las artes es esencial para el triunfo. Y normalmente, quien se llama a sí mismo maestro, se equivoca. Eso es algo que tus alumnos o alumnas te tendrán que decir. Por eso pasa lo que pasa :) buen viernes desde esta Europa herida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no tengo alumnos Alfonso , ni idea de donde inventas eso

      Eliminar
  4. Todo esté escrito, incluso los matices.

    ResponderEliminar
  5. apenas uno se puede decir aprendiz de palabras...

    a golpes algo vislumbramos ...hasta que todo vuelve a nada...

    somos ese permanente rehacer...
    bss

    ResponderEliminar
  6. No hay nada original. Hay para todo un precedente. Lo no falso es la recreación, quién dijo que la verdad era absoluta...cierto, por ahí lo dijeron: solo hay que atender a la palabra que sale del corazón. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Se Apuntan al blog ...