sábado, 23 de julio de 2016

Maquillaje

Llueve,
en el callejón de los perros
en el resquicio solitario
y en el peldaño desencajado
todo un tumulto cae desde el cielo
con ese dejo de los abandonados
allí intentando abrigar las culpas y errores
soñadores de un tiempo oxidado

llueve,
en la antesala del hospicio cadavérico
en la gutural boca del menesteroso
en la espalda de todo obrero
y en la esquina del libro  olvidado
 su agua arrastra  gemidos a las cloacas
con ese silencio conveniente y político
todo un insulto  que se mete bajo el tapete
pues de acusete los tiempos cazan bobos
lobos con piel de imberbe justiciero

llueve,
en este país horadado
el forado nos tragará inmisericorde
peor que un agujero negro sideral
la realidad tambalea borracha
su escarcha ya no aguanta tanto moho
la cueca del desempleo y la corrupción
hacen subir los niveles  en las presas contenidas
la pesadilla apenas está comenzando
solo una grieta más
y el tumulto arrasará con las alamedas maquilladas
pobre sueño oxidado.

Lichazul
lo que oculta el cristal



9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Aquí diluvia la podredumbre.

Besos.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

triste Toro que ocurra
acá en un gobierno socialista , donde beneficia a los poderosos y se ríe de los trabajadores

besos

Clara Garza dijo...

Todos los sueños están oxidados...
Besos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

es triste , pero así es
besos y que bueno verte por el pixel :D

María Socorro Luis dijo...

Sí, un mundo en derrumbe a punto del estallido.

Besos

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

pero siempre gana ka comodidad y la desidia Soco
al final del día no pasa nada
puras quejas y quejas
pero ya sabes del dicho al hecho...

besos

Verónica Calvo dijo...

Así anda el mundo.
Ahogados bajo la lluvia de la injusticia, la desidia y la desesperanza.

Besos, Elisa

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

acá está la escoba Verónica, la Sra Bachelet es un chiste podrido desde el día uno

abrazos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bella, quizás nunca hubo sueño, y soñamos que lo hubo, porque ese sueño no lo vendieron. Un abrazo. Carlos