martes, 7 de junio de 2016

En sombra

Mientras volvía decidí tomar el desvío
y bajé a los abismos donde el hombre siembra
pensé en esa resaca de llanuras y torbellinos
caminos por donde su huella maltrata
qué cosa tan sin sentido verle plantado cuidando su sombra
quise darle un giro , mas, imposible moverle
su mente no atiende cuando hay partido
y entonces le veo tropezar y hasta caer
-ojos para qué los usa , manos para qué las usa -,

Ayer estuve en una página de la historia
un desembarco en Normandía
miles y miles ofrendaron su vida
pero eso a nadie  ya  le importa.

Lichazul
colores



9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cuando hay fútbol hasta los héroes de todos los tiempos son olvidados.

Besos.

Elisa Alcántar C dijo...

besos Toro
así es na'que hacer jejeje

Ilduara dijo...

Los muertos ya no cuentan para el recuerdo, hoy por hoy ya no sabemos quién somos, olvidamos de donde venimos y otros marcan a dónde vamos.

Elisa Alcántar C dijo...

es triste Ilduara
pero así no más es
el olvido y la inmediatez nos está haciendo cada día más involutivos


Gizela dijo...

Muy bueno POETA!!
Nada de extrañar, una parte de la humanidad siempre se aprovisiona de cualquier tipo de droga, legal o ilegal, siempre amoral, para esconderse de las verdades y de lo válido

Besossssss POETA

Elisa Alcántar C dijo...

muchas gracias Gizz
besitos de luz

Alfonso Saborido dijo...

En Europa tenemos desembarcos de Normadía a diario. Se nos muere la gente en la puerta y Europa no les mira. Cuando digo Europa, digo sus gobiernos. Vivo en la costa y es triste ver esos desembarcos de gente huyendo. O simplemente muertos que el mar te devuelve. Es una verguenza.

Elisa Alcántar C dijo...

triste realidad Alfonso
triste vergüenza desarrollada
triste primer mundo desde donde brota la llamada "cultura" occidental

abrazos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El hombre es así, incapaz del recambio, cuando se hace partidizo a ultranzas. ES que se vuelve sectario. Hace de la política religión cristera mejicana, cruzada medieval, o cacería de mentes libres. UN abrazo. Carlos